4 claves para mejorar la autoestima

Aumentar la autoestima y seguridad en ti mismo puede mejorar tus relaciones y tu salud mental

Pon en práctica estos sencillos consejos para aumentar tu autoestima.

1 Comunícate y actúa de forma asertiva.

A la hora de relacionarnos y enfrentarnos a diferentes situaciones podemos hacerlo desde tres estilos comunicativos. Sin embargo, solo el estilo de comunicación asertiva nos permitirá mejorar la autoestima y la confianza en uno mismo. A continuación te explico en qué consiste cada cada uno de ellos.

Estilo de comunicación agresiva

Son aquellas actitudes en las que se agrede a los demás sin tener en cuenta sus sentimientos. Ejemplos típicos pueden ser las peleas, amenazas y acusaciones. Una persona que actúa de esta forma defiende sus derechos, opiniones y deseos y no se deja «pisotear» por los demás. Sin embargo, no tiene en consideración los sentimientos de las demás personas y no respeta el hecho de que los demás también tienen sus derechos, opiniones y deseos.

Normalmente, las personas que se comportan de esta manera esconden un miedo a sentirse vulnerables o a perder el control sobre los demás. La desventaja de este estilo de conducta es que los demás tienden a alejarse de estas personas.

Estilo de comunicación pasiva/sumisa

Una persona sumisa o pasiva es aquella que permite que los demás la pisoteen, que no defiende sus intereses y que hace siempre lo que le dicen sin importar lo que piense o sienta al respecto. Las personas se comportan de esta forma porque quieren mantener a toda costa la aprobación y aceptación de los demás.

La desventaja de este tipo de comportamiento es que los demás tienden a aprovecharse y la persona sumisa acaba acumulando resentimiento e irritabilidad.

Estilo de comunicación asertiva

Una persona que se comunica y actúa de forma asertiva es aquella que defiende sus intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás se aprovechen de ella. Al mismo tiempo, respeta y toma en consideración la forma de pensar, de actuar y sentir de los demás.

¿Por qué la comunicación asertiva mejora la autoestima y confianza en uno mismo?

Una persona asertiva no necesita la aprobación de los demás y se siente merecedora de respeto.

Se aumenta la admiración y el respeto hacia la persona asertiva.

Consigue satisfacer las necesidades más a menudo.

Se aumenta el control de las emociones y se reduce el sentimiento de vulnerabilidad e inferioridad.

Las relaciones interpersonales se vuelven más satisfactorias.

2 Satisface las diferentes áreas de tu vida

Tener una autoestima alta o baja depende en gran parte de cómo de satisfecho estés en cada una de las áreas de tu vida. Si estás muy insatisfecho en la mayoría o en gran parte de las diferentes áreas y esto es así durante un gran período de tiempo, se puede decir que en general tienes una vida poco gratificante, y eso empeora tu autoestima y estado de ánimo, pudiendo desarrollar a largo plazo trastornos más graves como la depresión. Estas áreas son: familia, hogar, relación sentimental, relaciones sociales, formación académica, trabajo, economía, salud física, salud psíquica, aspecto físico, ocio/tiempo libre, crecimiento personal.

De vez en cuando es recomendable hacer una reflexión sobre cómo te sientes en cada una de éstas áreas y trabajar en aquellas en las que estás más insatisfecho para conseguir mejorar la autoestima y que esta sana y saludable. Para ello es esencial que te fijes unos objetivos con el fin de aumentar la satisfacción en cada área y establecer los pasos necesarios para alcanzarlos.

Es importante que sean objetivos realistas a corto y largo plazo y que puedas comprometerte contigo mismo para conseguirlos.

Puede darse el caso de que en ocasiones estés más desmotivado y sin ganas para trabajar en tus áreas y en alcanzar tus objetivos. Se trata de una forma que tenemos de sabotearnos a nosotros mismos de manera inconsciente. La mente siempre va a encontrar excusas para que no hagas ningún esfuerzo, por eso debes estar atento y no dejarte atrapar por esta forma de sabotaje.

3 Conserva tu espacio propio

Los seres humanos somos sociales por naturaleza. Nos gusta compartir nuestro tiempo y compañía con los demás, ya sean amigos o seres queridos. Necesitamos también cultivar esas relaciones sociales en las que apoyarnos en los momentos difíciles.

Sin embargo, hay ocasiones en las que las responsabilidades de la vida diaria como trabajo, hijos, pareja, etc., hacen que olvidemos que también necesitamos un espacio propio. Una parcela de independencia para nosotros mismos.

Pensar que debemos hacer absolutamente todo en pareja o que al tener hijos no podemos atender nuestras propias necesidades ni seguir creciendo como personas es una creencia irracional que nos limita y que explicaré más detenidamente en el siguiente punto.

Para mejorar la autoestima y mantener una buena salud emocional es necesario poder crecer como persona, y para ello cada individuo necesita su propia privacidad. Se trata de disponer de un espacio donde puedas estar a solas contigo mismo y disfrutar de esa soledad. Un espacio en el que reflexionar sobre tus necesidades, deseos y sentimientos.

Poder desconectar de tus obligaciones y responsabilidades diarias y sacar tiempo para ti, para tus aficiones, tus amistades y tus propios proyectos personales, académicos o laborales puede mejorar tu estado de ánimo, aumentar la autoestima y fortalecer tus relaciones interpersonales así como de pareja. No hacerlo, significa perder tu identidad como persona y acabar con una autoestima baja e infelicidad que afectará al resto de las áreas de tu vida.

4 Elimina tus creencias limitantes

Las creencias son como unos paquetes de información que vamos adquiriendo desde pequeños a través de nuestros padres o cuidadores, así como del entorno social y cultural en el que vivimos. En base a estas creencias nos relacionamos, enfrentamos distintas situaciones, actuamos y vivimos nuestra realidad de una forma u otra.

Decimos que son creencias limitantes cuando nos impiden crecer, desarrollarnos como personas y alcanzar nuestros objetivos o proyectos. Además, este tipo de creencias son una forma errónea de percibir la realidad pero que como hemos convivido siempre con ellas, simplemente las damos por buenas y válidas.

Hay muchos ejemplos de creencias limitantes:

Debo hacerlo bien para conseguir la aprobación de los demás

Siempre lo hago todo mal

Yo soy así y eso no se puede cambiar

Seguro que se ríen de mí

No es bueno confiar en la gente porque se pueden aprovechar

 

Cambia tus creencias limitantes

Acepta que son solo una forma de percibir la realidad pero que no tienen por qué ser válidas, ya que se basan en premisas erróneas.

Identifica y anota. Ej: «Mi felicidad depende de las circunstancias de la vida».

Cambia esas creencias por afirmaciones positivas respondiendo a la pregunta ¿Qué es lo que deseo?. Ej: «Deseo controlar yo mi propia felicidad»

Haz que las afirmaciones sean creíbles y proponte leerlas a diario varias veces al día para interiorizarlas. Puedes empezar las frases con: Estoy en proceso de/ he decidido/ Me gusta/ Me siento…Ej: «He decidido que voy a tomar las riendas de mi vida»

Anota diariamente los cambios en tu estado de ánimo para que al cabo del tiempo puedas ver tus progresos. Plantea los pasos a realizar para alcanzar los objetivos de tus nuevas afirmaciones.

Con estas claves podrás construir una vida más gratificante, fortalecer tu estado de ánimo y mejorar la autoestima y seguridad en ti mismo.

Si necesitas un psicólogo online o un psicólogo a domicilio en Dénia y alrededores, no dudes en contactar conmigo.

1 Comentario

  1. […] he escrito sobre qué hacer para aumentar la autoestima . Pero ahora me centraré en explicar cómo puede afectar a tu relación de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *