Cómo los síntomas de ansiedad afectan a tu salud

El estrés prolongado puede perjudicar la salud y aumentar los síntomas de ansiedad.

Sigue mis consejos para reducir la ansiedad y el estrés, mejorando así, tu salud física y mental.

El estrés se produce como respuesta a múltiples presiones a las que nos exponemos constantemente como el trabajo, relaciones, estudios, entre otras. Cuando se prolonga en el tiempo, se puede desarrollar diversos síntomas de ansiedad que pueden afectar a la salud de forma negativa.

Normalmente, se etiqueta a este tipo de respuesta como algo negativo, pero no siempre es así. Todos vivimos con un determinado nivel de estrés que, en pequeñas dosis, nos permite tomar impulso y motivarnos para realizar nuestras tareas diarias y poder alcanzar nuestros objetivos. Además, también cumple con la función de avisarnos ante cualquier emergencia o peligro, activando todo nuestro cuerpo para hacerle frente o para escapar de él.

Sin embargo, mantener un nivel constante de estrés hace que a largo plazo nuestro cuerpo se agote y afecte a nuestra salud física. Sobretodo si no se sabe controlar de manera adecuada.

Las consecuencias más comunes relacionadas con el estrés prolongado en el tiempo son las siguientes:

Problemas emocionales como un aumento de síntomas de ansiedad, depresión o irritabilidad

Esto se debe a que el estrés hace que segregues menos dopamina, una hormona comúnmente asociada al placer y al bienestar.

Insomnio

Como se ha comentado anteriormente, el estrés nos da impulso, nos motiva y pone en marcha nuestro cuerpo para reaccionar ante posibles emergencias o peligros. Es decir, es una respuesta de activación contraria a la respuesta de relajación que necesitamos para conciliar el sueño y que no se pueden dar al mismo tiempo. El agobio producido por tener dificultades para dormir puede aumentar los síntomas de ansiedad.

Trastornos digestivos

En los momentos de mayor estrés tendemos a descuidar la alimentación, optando por la comida rápida o procesada, comiendo entre horas y a deshoras. Cuando tales hábitos se convierten en una constante en nuestra vida, a largo plazo podemos desarrollar problemas digestivos como el Síndrome del colon irritable, reflujos, ardor de estómago, digestiones pesadas o dolores abdominales. También pueden aparecer otros problemas asociados a éstos hábitos alimenticios como el sobrepeso, diabetes e hipertensión.

Migrañas, dolores de cabeza y contracturas musculares

Los músculos se tensan cuando sentimos estrés, por lo que cuando éste se prolonga en el tiempo ocasiona los habituales dolores de cervicales, de cabeza o contracturas en otras partes de la espalda.

Problemas en la piel

El exceso de cortisol liberado durante el estrés puede acabar provocando problemas dermatológicos como inflamación e irritación de la piel, empeoramiento del acné, dermatitis atópica y psoriasis, entre otros problemas.

Envejecimiento prematuro

Las células que normalmente invierten su energía en reparar los tejidos dejan esta actividad en segundo plano cuando se activa la respuesta de estrés, por lo que a largo plazo se produce un envejecimiento prematuro.

Caída del cabello

Con el estrés se estrechan las arterias produciendo una menor circulación sanguínea por el cuero cabelludo, provocando su caída.

Bruxismo

Se trata del hábito de apretar y rechinar los dientes de forma inconsciente, sobretodo mientras dormimos. Se asocia a episodios de estrés y ansiedad y puede acarrear otros problemas como el debilitamiento del esmalte dental, provocando la conocida «sensibilidad dental», inflamación de las encías y fuertes migrañas y dolores de oído y rostro en general. Puedes aprender más sobre la relación entre bruxismo y estrés en este enlace: https://rpp.pe/vida-y-estilo/salud/el-bruxismo-refleja-un-estado-de-ansiedad-importante-noticia-635629

Consejos para reducir el estrés y mejorar así la salud

1. Identifica la causa o causas de tu ansiedad y estrés.

Es el primer paso para trabajar en ello y pensar en cómo lo puedes solucionar

2. Trabaja en mejorar las diferentes áreas de tu vida

Es posible que sea un área de tu vida (laboral, familiar, etc.) la que te está causando estrés pero no por ello debes descuidar el resto. Mejorando cada una de tus áreas puedes desarrollar una autoestima más fuerte y así poder afrontar mejor las situaciones que te producen estrés y ansiedad.

3. Técnicas de relajación para conciliar el sueño

Evita llevarte los problemas a la cama, ya que eso te impedirá dormir y descansar bien. En lugar de ello, antes de acostarte puedes practicar técnicas de relajación y hacer estiramientos corporales como parte de una rutina diaria. De esta forma, es como si le dijeras a tu cuerpo que está llegando el momento de ir a dormir.

4. Cuida tu alimentación

A menudo, debido a los difíciles horarios laborales y obligaciones diarias no tenemos tiempo de prestar atención a la alimentación. Sin embargo, es un aspecto muy importante a tener en cuenta, por lo que deberás organizar un horario o unas pautas para conseguir una dieta sana y equilibrada a pesar de tu acelerado ritmo de vida.

5. Practica deporte

Es bien sabido que el deporte libera tensión y estrés. Además, hace que el cerebro segregue una hormona especializada en el placer y el bienestar. Por lo tanto, si quieres disminuir tus síntomas de ansiedad y cuidar tu salud, puedes empezar a hacer deporte a tu ritmo y de forma progresiva, simplemente con salir a caminar puedes notar sus beneficios. Empieza hoy mismo a sentirte bien por fuera y por dentro.

6. Haz una actividad que te cause bienestar cada día

Intenta buscar un hueco diario para hacer algo pensando sólo en ti. Puede ser caminar, leer, escuchar música, bailar, etc. Da igual la actividad que sea mientras se trate de algo que te cause bienestar, que disfrutes y que te aleje del estrés diario.

7. Comunica tus problemas

Guardar nuestros sentimientos hace que cada vez tengamos más ansiedad. Por lo que si tienes algún problema con alguien o te ha molestado algún comportamiento suyo, hazlo saber. Seguro que entre ambos podéis llegar a un acuerdo y solucionar el problema que te está causando ansiedad. Desahogarte con algún amigo o familiar de confianza también es bueno para liberar estrés y quizá te pueda dar alguna solución que a ti no se te habría ocurrido.

8. Aprende a delegar tareas y a organizar tu día

A veces, el estrés y la ansiedad se produce porque queremos hacerlo todo nosotros pensando que nos va a dar tiempo. Sin embargo, hay que ser conscientes de cuándo debemos delegar ciertas tareas en otras personas y confiar en su capacidad para hacerlo bien. Igual de importante es planificar el día con las tareas que se han de hacer y el tiempo necesario para cada una de ellas, dejando también espacio de ocio y tiempo libre para uno mismo.

9. Potencia emociones positivas

Mediante el humor, la risa y la gratitud podemos generar cada vez más sentimientos y emociones positivas. Eso hará que el estrés y la ansiedad disminuya progresivamente.

10. Busca ayuda de un profesional

Si además de seguir estos consejos consideras que necesitas una atención más centrada en tu problema, déjate ayudar y guiar por un psicólogo especialista en ansiedad. Solicita una consulta informativa gratuita para ponerte en contacto conmigo tanto si buscas un psicólogo online como si prefieres un psicólogo a domicilio en Dénia y alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *