Con esta opción de terapia la psicóloga se desplaza al domicilio del usuario con el objetivo de poder llegar a aquellas personas que por diferentes motivos (agorafobia, movilidad reducida, etc.) no pueden acudir a consulta.