Supera tu miedo a conducir

La Amaxofobia o miedo a conducir afecta a un 55% de mujeres y a un 45% de hombres

https://www.abc.es/motor/reportajes/abci-miedo-conducir-afecta-mas-28-por-ciento-conductores-201812130248_noticia.html

La fobia o miedo a conducir es vivida por las personas que la padecen como un miedo intenso que puede desembocar en un ataque de pánico. Normalmente se acompaña de sensaciones físicas desagradables como palpitaciones, sudor frío, temblores, etc. Existe también un miedo intenso a no poder controlar dichas sensaciones y que estas empeoren.

Se trata de un miedo intenso a no ser capaz de controlar la situación de conducir, a cometer algún error en la conducción o a no anticipar algún imprevisto y que derive en un accidente de tráfico.

Todo esto hace que se tienda a evitar aquellas situaciones que les provoca ese miedo intenso y malestar. En ocasiones, evitando por completo el tener que conducir. Se trata de una fobia que acaba limitando a la persona que la padece y que la hace dependiente de los demás. Al no verse capaz de conducir, son los demás quienes tienen que llevar o trasladar a la persona con el coche, muchas veces creando un sentimiento de culpabilidad y poca valía.

CÍRCULO VICIOSO DE LA FOBIA A CONDUCIR

  • Ante el temor a las sensaciones de pánico como palpitaciones, temblores, etc., la persona evita toda situación que le provoque dichas sensaciones.
  • Cuanto más evita esas sensaciones, más fuerte es el miedo
  • La persona se preocupa excesivamente por estas sensaciones desagradables, lo que le hace aumentar su miedo
  • Al aumentar el miedo, aumenta la preocupación, por lo que vuelve a aumentar el miedo y las situaciones a evitar
  • Al evitar las situaciones en las que tiene que conducir, puede terminar dependiendo de otras personas. Esta situación de dependencia no sólo no soluciona la fobia a conducir, sino que la refuerza.

EJERCICIOS PARA AFRONTAR LA FOBIA A CONDUCIR

Para tratar una fobia hay que tener presentes tres aspectos sobre los cuales trabajar:

  1. Síntomas físicos de ansiedad
  2. Pensamientos automáticos negativos
  3. Conductas de evitación

La clave está en enfrentarse a las situaciones que te producen miedo de forma gradual y paso a paso. Hay que enfrentarse una y otra vez hasta que el miedo desaparece y así poder recuperar la confianza en uno mismo.

Hay que ser constante y paciente. Ten en cuenta que la fobia lleva contigo mucho tiempo, por lo que también hará falta tiempo para librarse de ella.

EJERCICIO 1

Haz una lista con todas las situaciones que te producen miedo o ansiedad relacionadas con la fobia a conducir. Una media de 10 a 15 situaciones. Por ejemplo:

  • Estar parado en un semáforo y que se me cale el coche
  • Conducir en zonas de mucho tráfico
  • Conducir por autopista

Una vez tengas hecha tu lista, la deberás ordenar de menor a mayor intensidad de miedo. De manera que al principio de la lista aparecerá la situación que te genera menos miedo y la última situación será aquella en la que tienes un miedo o ansiedad máximo.

A continuación, puedes empezar a enfrentarte a las situaciones que te producen menor intensidad de miedo, ya que serán más fáciles y te costará menos.

Si aún así no estás preparado, prueba a hacerlo primero en imaginación hasta que te sientas listo para enfrentarte a la situación en la realidad. Imagina la situación a la que quieres enfrentarte lo más realista que puedas y con todos los detalles. Cuando empieces a sentir esas sensaciones desagradables, utiliza alguna técnica de relajación como la respiración abdominal, relaja los músculos y deja que esas sensaciones desaparezcan poco a poco.

RECUERDA:

  • Es normal sentir miedo al principio. No luches contra el miedo, acéptalo. La meta es hacer frente al miedo para no dejar que te controle.
  • Intenta no preocuparte por esas sensaciones físicas que te generan malestar, ya que no significa que estés en peligro ni que tengas una enfermedad. Se trata de una reacción de tu cuerpo hacia algo que se considera peligroso, en este caso a conducir. Al dejar de preocuparte y quitarle importancia, las sensaciones desaparecerán poco a poco.
  • Evitar las situaciones que te causan temor no solucionará tu fobia, sino que la puede reforzar más.
  • Cuando la primera situación de la lista la hayas practicado varias veces y sientas que ya no te produce sensaciones de ansiedad o de miedo, avanza hacia la siguiente.
  • Acuérdate de felicitarte por tus avances, eso reforzará tu confianza
  • Cuanto más practiques más rápido podrás avanzar
  • Es posible que tengas altibajos y que a veces te cueste avanzar. Pero es importante continuar, los avances llegarán. Sobretodo, céntrate en felicitarte por lo que ya has logrado. Aunque creas que tu logro es solo un paso pequeño, ten en cuenta que estás un paso más cerca de conseguir tu objetivo.

EJERCICIO 2

Las sensaciones de miedo intenso o ansiedad como temblores o palpitaciones se manifiestan a raíz de pensamientos negativos que pasan por tu cabeza de forma constante y automática. En el caso de la fobia a conducir, lo más común es pensar que vas a tener o a provocar un accidente de tráfico.

Es importante detectar a tiempo este tipo de pensamientos, ya que lo único que conseguiremos con ellos será reforzar la fobia. Para ello:

Anota esos pensamientos negativos relacionados con la fobia a conducir. Por ejemplo: «se me va a calar el coche y los demás me pitarán».

Reconoce que son pensamientos poco o nada objetivos y que no están basados en la realidad.

Intenta transformarlos en pensamientos más realistas y objetivos

Puedes poner tus pensamientos a prueba. Para ello, busca pruebas a favor y en contra de ese pensamiento. Esto hará que poco a poco dejes de creerte ese tipo de pensamientos y te será más fácil transformarlos en otros más objetivos.

Siguiendo con el ejemplo de pensamiento negativo anterior, vamos a poner otros alternativos:

«No tengo ninguna prueba de que se me vaya a calar el coche»

«Otras veces he estado en la misma situación y no se me ha calado el coche»

«La última vez se me caló el coche, pero no quiere decir que en el futuro siempre vaya a ser así»

«Si se me cala el coche tampoco es el fin del mundo, a todos les ha pasado en alguna ocasión. Además, puedo aprender formas de reaccionar de forma tranquila para volver a poner el coche en marcha»

RECUERDA:

  • Los pensamientos negativos aumentan tu ansiedad
  • Evitar la situación temida no ayuda a resolver tu fobia, la refuerza.
  • Depender de otras personas para que nos lleven en coche porque tenemos miedo a conducir, refuerza la fobia.
  • Acepta y afronta las sensaciones de miedo, ya que forma parte del proceso de recuperación. Estas irán desapareciendo de forma gradual.
  • Dichas sensaciones no son más que una reacción de nuestro organismo, no significa que estés en peligro ni que tengas una enfermedad, ni que te vaya a pasar nada malo.
  • Piensa en los avances que estás consiguiendo y en la satisfacción que ello te produce.

Si has leído hasta aquí y consideras que necesitas la ayuda de un psicólogo cualificado, puedes ponerte en contacto conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *